Mascarilla

Por María Xavier Gutiérrez / junio 26, 2020

Estoy escuchando a las ballenas. Es un sonido que lleva “i”, “o”, “u”, no identifico la “a” ni la “e”. Es misterioso e hipnótico, me conduce a mi espacio interior. Es como estar en silencio sin silencio, sumergida con ellas.

Los cetáceos son capaces de comunicarse entre ellos a cientos de kilómetros de distancia. Los biólogos marinos deducen que los machos cantan para atraer a las hembras, son capaces de vocalizar y supongo que dicen lo justo y necesario, como por ejemplo su ubicación, donde hay comida o peligro.

En cambio los humanos solemos hablar más de la cuenta y en estos tiempos de pandemia y de constante reclamo por derechos humanos en Nicaragua, en Estados Unidos, y problemas ambientales globales, nos arrojamos a la misión de utilizar al máximo la libertad de expresión, sin duda necesaria, pero muchas veces llega cargada de ideas que infunden más miedo, más intolerancia, mucha violencia y otras ideas extremas, llevando las discusiones en las redes sociales a puntos estridentes. Si le pusiéramos sonido sería muy agudo, con altos decibeles, de los que nos hacen arrugar los ojos, tapar los oídos y encogernos, creo que sonaría como la “i……”

¿Es eso lo que necesita el mundo? ¿Es lo que necesita Nicaragua?

Siempre tengo en mente el principio socrático que me invita a pasar por tres preguntas lo que voy a comunicar, decía el filósofo que si no pasa las tres, entonces debería declinar de expresar esa idea: 1) lo que voy a decir ¿es verdad? 2) ¿es bueno? 3) ¿es útil?

Estos días he pensado en lo metafórico que hay detrás del uso de la mascarilla, creo que además de protegernos del Covid, también nos invita a reflexionar sobre lo que voy a comunicar y cómo lo voy a hacer. Sin duda todo lo que sale de la boca afecta en positivo o negativo: exhalamos, escupimos, estornudamos, vomitamos, bostezamos, cantamos, hablamos. Emitimos sonidos que son armónicos, palabras melódicas como “gracias”, también las hay disruptoras como “maldito”. Esos sonidos interrumpen nuestras vidas con cierta vibración energética, tanto al expresarlas como al escucharlas, al escribirlas o al leerlas. Entonces conviene preguntarnos, ¿qué energía deseo transmitir?

Pienso que un buen comienzo es el uso de la comunicación no violenta, que incluye el lenguaje preciso, apegado a la verdad, sin adjetivos descalificativos, sin exageraciones para evitar la propagación del miedo, en tono respetuoso, y otra cosa importante, decir lo que es oportuno (igual que las ballenas).

Hice esta ilustración y la estoy promoviendo en mis redes sociales, la acompaño de un texto que aterriza la idea. Si te gusta esta campaña de sensibilización te invito a compartirla:

QUE LA MASCARILLA SIRVA TAMBIÉN PARA QUE NO CONTAMINEMOS DE PALABRAS VIOLENTAS, DE MIEDO, DE DUDA, DE PREJUICIO, QUE NOS ENCONTREMOS CON NOSOTROS MISMOS EN EL SILENCIO INTERIOR.

En el silencio interior nos reparamos, logramos equanimidad y paz.
Ejercicio de arte María Xavier / mascarilla y silencio interior junio 2020

2 comentarios sobre “Mascarilla

Agrega el tuyo

Responder a mujerurbanablog Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: